Mantenimiento básico del carro

Se calcula que la vida útil de los motores de cualquier carro de uso personal se prolonga entre los 200 mil y 400 mil kilómetros.
La utilidad de un juego de neumáticos, sin que sufra alguna complicación extra, llega a los 50 mil y 60 mil kilómetros. O sea que, realizando linealidades matemáticas, puede decirse que necesita entre cuatro y nueve juegos de cubiertas durante lo que dure el motor.
Existen revisiones mecánicas de control con arreglos mínimos, donde se repasan los frenos, sistema de dirección y la suspensión del tren delantero y trasero. Este tipo de chequeos de rutina, por llamarlos de algún modo, deben realizarse entre los 45 y 60 mil kilómetros o cada seis u ocho meses, dependiendo del tipo de uso que tenga el vehículo.
El costo de estos controles depende del taller o mecánico que se tenga; suben si hay que realizar mayores arreglos. Por lo general incluyen alineación, balanceo, la revisión y mantenimiento con trabajos mínimos. Esto garantiza, por un lado, que el carro está en condiciones de transitar y, por otro, el correcto desgaste de cubiertas, piezas de dirección y suspensión, para aprovechar al máximo la duración de todos los componentes.
  • Los frenos: en cada parada en el taller es necesario saber si las “pastillas y los discos” o las “campanas y patines” (dependiendo del modelo) están dentro de lo aceptable para el sistema de frenado, tomando en cuenta que hay que controlar el líquido de freno.
  • La suspensión: este dispositivo, dependiendo de la marca del vehículo, incluye amortiguadores, espirales, bujes, tensores, barras y “parrillas”. Su correcto funcionamiento estabiliza el andar del carro y permite mejores condiciones de frenado y maniobrabilidad.
  • La dirección: incluye todas las piezas que permiten manejar un carro, caja de dirección, extremos, manchones, crucetas, rótulas, etc.
  • Los neumáticos: muchas veces sucede que las cubiertas tienen apariencia de estar en buen estado porque, a simple vista, no están desgastadas o “lisas”. Pero, esto no siempre significa que estén aptas para viajes largos, muchas horas de circulación, superficies desfavorables, lluvias, ripio y barro o sobrecarga de peso.
  • Los rodamientos: estaríamos tratando de una segunda fase del control que permite establecer el desgaste de los rodamientos del carro, rulemanes, “punta de ejes”, “semi-ejes”, entre otros.
Te puede interesar:  Lo que debes saber sobre los cauchos de tu vehículo
Es importante el buen estado de estas partes para asegurar el correcto desgaste de los demás componentes asociados a la estabilidad del carro.
Lo que se busca es darle vida útil al carro para que funcione de la mejor manera y garantice la seguridad.
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar