El autismo: Causas y síntomas

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo neurológico, caracterizado por dificultades en las relaciones sociales, alteraciones de la capacidad de comunicación y patrones de conducta estereotipados, restringidos y repetitivos. Es más frecuente en los niños que en las niñas.
Este trastorno presenta una gran variedad de manifestaciones clínicas y causas orgánicas, y afectan de forma diversa y con distinto grado de intensidad a cada individuo.

Causas del autismo

Con frecuencia las causas del autismo son desconocidas; aunque en muchos casos se sospecha que se debe a cambios o mutaciones en los genes.

  • Factores Genéticos: el trastorno autista puede estar causado por una combinación de factores, incluidos los genes que se heredan de los padres. Investigaciones han demostrado que los gemelos idénticos tienen más probabilidades de verse ambos afectados que los gemelos fraternales (aquellos que no son idénticos genéticamente).
  • Los científicos sospechan que un gen o genes defectuosos pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar autismo cuando también hay otros factores presentes, como:
    • Infecciones o exposición a ciertas sustancias durante el embarazo pueden provocar malformaciones y alteraciones del desarrollo neuronal del feto.
    • Esclerosis tuberosa (un trastorno genético raro que causa tumores benignos que crecen en el cerebro, así como en otros órganos vitales).
    • Síndrome de X frágil (la forma más común de retraso mental hereditario).
    • Encefalitis (inflamación del cerebro).
    • Fenilcetonuria (PKU, por sus siglas en inglés) no tratada, cuando el cuerpo carece de una enzima necesaria para el metabolismo normal.
    • Los niños que nacen prematuramente o con el peso de nacimiento inferior pueden estar en un mayor riesgo de padecer este trastorno.

No hay prueba científica concluyente que cualquier parte de una vacuna o de cualquier combinación de vacunas causa autismo.

Te puede interesar:  Los higos y sus beneficios

Síntomas de autismo

 Aunque no es fácil identificar con exactitud a un niño con este trastorno, lo cierto es que existen algunos síntomas que hacen sospechar la presencia del autismo.

  •     No mira directamente a los ojos.
  •     Tienen dificultades para comunicarse.
  •     Realizan movimientos estereotipados y repetitivos.
  •     No obedece ni sigue instrucciones.
  •     Rechaza el contacto físico. No le gusta que lo toquen o carguen.
  •     Aleteo de manos (como si intentara volar) en forma rítmica y constante.
  •     Gira o se mece sobre sí mismo.
  •     Sonríe sin razón aparente (como si viera fantasmas).
  •     Actúa como si fuera sordo, pero no soporta ciertos sonidos o luces muy fuerte.
  •     Otros síntomas asociados que pueden presentar los pacientes son ansiedad, trastornos del sueño, alteraciones gastrointestinales, crisis violentas, entre otros.

Diagnóstico del Autismo

  • El diagnóstico siempre debe ser realizado por un equipo multidisciplinar (neurólogo, psicólogo, psiquiatra, terapeuta del lenguaje y otros profesionales especialistas en este tipo de trastornos).

Tratamiento para el Autismo

  • El autismo no tiene cura, pero los niños que presentan este trastorno pueden beneficiarse a partir de varios tratamientos tales como la terapia educacional, terapia del lenguaje/habla, desarrollo de habilidades motoras, y desarrollo en el juego y socialización con sus pares, dependiendo de las necesidades individuales del niño.

El Síndrome de Asperger es similar al autismo, pero normalmente es menos severo. Los niños con autismo severo no pueden hablar en absoluto, pero se les puede ayudar a comunicarse de otros modos, como por ejemplo a través de signos o utilizando dibujos.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar